Historia Thérèse Pastelería Gourmet

Nuestra historia

La buena comida es de tradición y Thérèse Pastelería Gourmet no es la excepción. Todo se remonta a principios de 1900 cuando Doña Queta enseñaba a su hija Teresita el arte de la repostería; no pasó mucho tiempo para que Teresita empezara a demostrar una gran  habilidad para aplicar e incluso modificar las recetas de Doña Queta; así fue como, con un puñito de esto… un chorrito de aquello… y la famosa pizca de sal, daba lugar a grandes creaciones, mismas que sin imaginarlo, pasarían de generación en generación.

Así mismo Teresita hereda a su hija Tere no solo el nombre,  sino el gusto y sobre todo el amor por la repostería. Tere comienza a deleitar a familiares, amigos y vecinos; ya lo trae en la sangre, pareciera que sus venas fueran de azúcar. Como es ya tradición, la bisnieta de Doña Queta recibió el nombre de Teresa, quien desde niña destacó por su notable manejo de los utensilios, con increíble intuición para mezclar ingredientes y la creación de nuevas recetas espectaculares. La bisnieta Teresa, es ahora una especialista en alta repostería y además hereda el tan anhelado libro familiar, mismo que contiene maravillosas recetas con más de 100 años de antigüedad y que ahora se ha complementado con recetas vanguardistas, libro cuyo contenido ha sido recabado y registrado por ya cuatro generaciones.

Es como el 13 de noviembre del 2004 inspiradas en la repostería francesa y con ayuda de la familia entera, se decide establecer “Thérèse Pastelería Gourmet”, para deleite de su hoy numerosa clientela, bajo la firme creencia que “servirle será siempre nuestra tradición”.

Gracias por su confianza.